Guadalajara

¿Cómo llegar?

La ciudad de Guadalajara, capital de la provincia del mismo nombre, se encuentra casi en el centro de España, a 54 kilómetros al Noreste de Madrid, y apenas a 30 minutos del Aeropuerto Internacional Madrid-Barajas.

A esta privilegiada ubicación, han de sumársele unas magníficas comunicaciones que facilitan su acceso con total rapidez y comodidad.

En coche/autobús

Por carretera, las principales vías de acceso son:

  • Autovía A2 Madrid-Barcelona, Km. 54.
  • Autopista R2 Madrid – Guadalajara.

Parking de la Ciudad: Adoratrices, El Carmen, Dávalos, Plaza Mayor y Plaza de Santo Domingo.

En tren

La RENFE presta el servicio de transportes por ferrocarril.

  • Cercanías: Línea C-2 Madrid – Guadalajara.
  • Larga distanciaLínea Alta Velocidad AVE:
    • Largo recorrido Madrid – Barcelona.
    • Tren Regional Madrid – Soria.
    • Tren Regional Madrid – Arcos de Jalón – Zaragoza.
    • Grandes Líneas Madrid – Pamplona/Logroño.
    • AVE Madrid – Zaragoza – Lleida.

En avión

El Aeropuerto Internacional de Barajas (Madrid) esta situado a 35 kilómetros de Guadalajara. Desde el aeropuerto se enlaza con Guadalajara por la A2 o la R2 en dirección a Zaragoza.

Historia

Guadalajara tiene orígenes remotos que la ligan con la Celtiberia; aunque, las referencias históricas más antiguas nos informan de su importancia como plaza fuerte en la estrategia militar de los emires y califas de Córdoba. Entonces fue conocida con dos apelativos, Madinat al-Faray, en memoria de su conquistador, y Wad al-Hayara, traducción al árabe de su nombre prerromano, Arriaca.

Edad Media Castellana

En el año 1085 Guadalajara se incorporó al reino de Castilla a merced de la política expansionista del rey Alfonso VI. Con el tiempo, ese acontecimiento pasó a las crónicas como una hazaña bélica protagonizada por Alvar Fáñez de Minaya, hoy reflejado en el escudo de armas de la ciudad.

Pese a perder su condición de medina, la villa de Guadalajara fue objeto de innumerables prebendas reales. Entre muchas, destacar los Fueros dados en 1133 por Alfonso VII y en 1219 por Fernando III, y los privilegios otorgados por Alfonso IX para tener voto en Cortes o por Alfonso X para la organización de ferias. Por último, sería Enrique IV el que devolvería a Guadalajara el título de Ciudad, en el año 1460.

Esta merced que pretendía poner freno a las aspiraciones de los Mendoza sobre el Concejo, resultó estéril; sobre todo, después que en 1475 Diego Hurtado de Mendoza recibiera el título de duque del Infantado. Hasta ese momento la villa se había distinguido como un próspero núcleo urbano en el que convivían castellanos, judíos y musulmanes. Prueba de esa armonía son los monumentos mudéjares que aún se conservan.

Guadalajara Mendocina

La consolidación de la casa Infantado y la de otros linajes mendocinos la convirtieron en una corte señorial del Renacimiento, repleta de casonas blasonadas, hermosas capillas y espaciosos conventos. Este periodo fundacional se dilató durante todo el siglo XVII, en el que, a pesar de las crisis, Guadalajara acogió a otras comunidades de franciscanos, carmelitas, jesuitas y hospitalarios.

Ilustración

La extinción de la dinastía de los Austria y la llegada de la Borbón supuso para la ciudad un cambio sin precedentes. Así, a los desastres de la Guerra de Sucesión siguió un revulsivo económico y demográfico tras la instalación de la Real Fábrica de Paños que convertiría a Guadalajara en uno de los principales centros manufactureros, cosmopolita y emergente, de la España de la Ilustración.

Ese importante capítulo tuvo su fin con la crisis de Estado que se generó con la Guerra de la Independencia.

Guadalajara Castrense

En 1822 los formidables inmuebles que ocupaban los talleres cerraron sus puertas, para volverlas a abrir años más tarde como establecimientos militares. En 1833 se instalaba la Academia de Ingenieros del Ejército en los de San Fernando y varias unidades de ese Cuerpo en los de San Carlos y en el antiguo convento de San Francisco.

Guadalajara recuperaba la función de plaza militar para, luego, convertirse en adelantada de la aeronáutica y de la automoción al ser, desde 1896, la sede del Servicio de Aerostación Militar y, desde 1917, de La Hispano S.A., Fábrica de Automóviles y Material de Guerra. No obstante, este umbral de optimismo se truncó con la Guerra Civil y, como “ciudad derrotada”, fue olvidada durante décadas. De hecho, el perfil industrial no se recuperó hasta las décadas finales del siglo XX.

Actualidad

En la actualidad, Guadalajara se presenta como una ciudad dinámica, accesible y cercana, después de protagonizar un profundo desarrollo económico y crecimiento urbano. Está dotada de los mejores equipamientos, de amplios espacios verdes y de un conjunto de servicios que satisface plenamente a sus habitantes que se muestran felices por los niveles de calidad de vida alcanzados.

Sus modernas instalaciones han permitido y permiten celebrar numerosos eventos deportivos de renombre y un abanico de jornadas congresuales que la han elevado a la categoría de ciudad deportiva y congresual.

Capítulo aparte requiere su excelente gastronomía, basada en platos castellanos, de gran aporte calórico, reflejos de las condiciones climatológicas de esta tierra. Entre sus especialidades gastronómicas son de destacar sus tradicionales asados de cordero y cabrito, regados con “breve”, un aliño de hierbas aromáticas maceradas en vinagre. De postre, el producto estrella de la capital, los bizcochos borrachos, o la miel de la Alcarria, con Denominación de Origen desde el año 1992. Durante su estancia, el viajero podrá elegir entre una amplia variedad de platos, así como lugares de degustación, que harán las delicias de los paladares más exigentes.

Pero Guadalajara es mucho más, es una población histórica que emana hospitalidad, reflejada en la amabilidad de sus gentes. Aquí el visitante encontrará un extenso repertorio de posibilidades culturales y de ocio que harán de su estancia una experiencia inolvidable. En definitiva, una ciudad con mucho por descubrir y disfrutar.

Gastronomía

Bizcochos Borrachos

Bizcochos Borrachos

La restauración en Guadalajara y su provincia ocupa un lugar cada vez más destacado dentro del sector turístico-hostelero de la región, y cuenta, en la actualidad, con numerosos establecimientos de gran calidad.

El recetario guadalajareño ofrece platos castellanos, tradicionales y sencillos, reflejo de estas tierras. Especialidades gastronómicas de nuestra cocina son: la sopa de ajo, las migas, las gachas, las judías al arrope, los tradicionales asados de cordero y cabrito, la caza menor, la trucha y las setas. De postre, el producto estrella de la capital alcarreña son los bizcochos borrachos; y la miel, que aporta su sabor a numerosas recetas.

Durante su estancia, el viajero podrá elegir entre una amplia variedad de platos, así como lugares de degustación, que harán las delicias de los paladares más exigentes.

De tapas por Guadalajara

Aquellos que quieran hacer un alto en su visita a Guadalajara, o que prefieran saborear la exquisita gastronomía alcarreña en pequeñas dosis, pueden “tapear” en alguno de los muchos establecimientos que ofrece la capital.

Es muy recomendable recorrer las callejuelas del casco histórico, como la conocida calle Bardales, así como sus aledaños. El eje que va desde la plaza de Santo Domingo-La Carrera, hasta la Concordia y San Roque, o la zona nueva del Bulevar de Entrepeñas, a tan sólo 5 minutos del Palacio del Infantado, son opciones que no defraudan.

Desde tapas clásicas a pinchos más elaborados, cualquier alternativa es buena para conocer las posibilidades que ofrecen los sabores de la tierra.

¿Qué ver?

Además de monumentos emblemáticos de la ciudad de Guadalajara, como el Palacio del Infantado o el Panteón de la Duquesa de Sevillano, te recomendamos que visites la web de la oficina de turismo de Guadalajara, donde puedes explorar distintos monumentos, museos, edificios o paisajes que puedes descubrir en tu visita a Guadalajara.

¿Quieres más información? Ponte en contacto con la Oficina de Gestión Turística Municipal:

Glorieta de la Aviación Militar Española (Junto al Parque de la Huerta de San Antonio).

Horario de atención al público

  • Lunes a domingo, y festivos, de 10,30 a 14h.
  • Viernes y sábado, también de 16,30 a 18,30h.

Palacio Del Infantado

Patrimonio de la humanidad

En la plaza de España se alza el edificio más hermoso de la capital, el palacio de los duques del Infantado, calificado como un “único en su género” por aquellos autores que se han ocupado de él, señalándolo como una peculiar muestra del arte universal.

Por lo anterior, el 27 de abril de 2001 el Pleno del Ayuntamiento de Guadalajara acordó tramitar su designación como Patrimonio de la Humanidad ante la Consejería de Educación y Cultura, un objetivo que se ha cumplido en la 77ª reunión del Consejo de Patrimonio Histórico Español celebrada el 2 de octubre de 2015 en Madrid.

Con el diseño de estas casas principales, Juan Guas (1403-1496) alcanza su madurez, después de una larga trayectoria como maestro de los templos mayores de Ávila, Segovia y Toledo, y como arquitecto de los Reyes Católicos. Aquí, en Guadalajara, consiguió trazar un palacio con elementos totalmente innovadores, resultado, de una parte, de la larga experiencia de los talleres de cantería góticos del norte de Europa, donde él tenía sus orígenes; y, de otra, de las soluciones de distribución de espacios y de los programas decorativos ideados por los alarifes de al-Andalus; pero también, incorporando las soluciones clasicistas planteadas por los tratadistas italianos del Quattrocento.

Así, el muro cortina de la fachada principal responde a los modelos propuestos por Filarete en su Trattato d’architettura (1465) y en las obras proyectadas por este arquitecto en Milán; pero, frente al orden regular de ese patrón, Juan Guas, apropiándose de la estética andalusí, plantea una innovadora disposición con puntas de diamante para conformar una trama romboidal –“sebka”– de gran dinamismo que supera la monótona disposición longitudinal del canon italiano.

Otro punto para la confluencia de tendencias es la portada, que, inspirada en los esquemas utilizados en los palacios mudéjares del siglo XIV, presenta la puerta entre columnas, dintel heráldico, arco apuntado y figuras enfrentadas en las enjutas; todo profusamente decorado con recursos incorporados del gótico europeo –taqueados, esferas, entretejidos, cardinas, tracerías, florones, etc.–, y del mudéjar hispánico –epigrafías y mocárabes–. Insistiendo en este tema, otro ítem de innovación será la prolongación de la portada, más allá de los límites habituales, con la incorporación de un gran escudo de armas sostenido por dos colosos.

Patio de los Leones

En el interior, el patio de los Leones se resuelve bajo esquemas góticos, es decir, creando un programa en el que la ornamentación domina sobre los valores arquitectónicos y en el que el efecto de conjunto prima sobre la calidad del detalle; pero, también, incluyendo figuras enfrentadas –leones y grifos–, una iconografía extraída de la tradición islámica más oriental. El resultado es una exquisita puesta en escena, reiterativa pero no repetitiva.

Jardines del Palacio

Igualmente es novedosa la creación de un extenso jardín, pues, hasta entonces, este tipo de espacios de recreo eran exclusivos de los palacios de al-Andalus o de los monasterios que utilizaba la monarquía castellana como residencia eventual. Asimismo, es germinal la galería con que aquí se abre el Infantado al poniente, resuelta, como “fábrica anticuaria”, con arcos de medio punto sobre pilares elípticos.

Museo Provincial y Salas

En el interior, y como espacios expositivos del Museo de Guadalajara, se pueden admirar las salas de las Batallas y de Atalanta, cubiertas con pinturas al fresco de Rómulo Cincinato. Este italiano formó parte del equipo creado por el Quinto Duque para abordar, entre 1569 y 1580, una magnífica reforma de sus casas principales.

En definitiva, el acierto en la combinación de estilos dispares, y en la participación de importantes artistas, han elevado al Infantado a lo más alto de la historia de la arquitectura, a identificarlo como un hito del genio creador humano, tal y como se ha acreditado con su inclusión en la Lista Indicativa de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

galaxy_s5 background
 

La concejalía de turismo del Ayuntamiento de Guadalajara pone a disposición de visitantes y ciudadanos esta aplicación móvil con el objetivo de dar a conocer en profundidad los servicios turísticos de Guadalajara.

Con esta aplicación el visitante podrá:

  • Obtener una detallada descripción de los distintos servicios turísticos disponibles (alojamientos, comercios, restaurantes, …) con acceso a toda la información de utilidad para el visitante: dirección, teléfono, e-mail de contacto, página web, etcétera.
  • Localizar monumentos y servicios turísticos con indicaciones de como llegar a cada uno de ellos mediante la integración con Google Maps.
  • Visualizar monumentos y servicios turísticos en un espacio de realidad aumentada, con acceso a la información de cada uno de ellos, mediante la integración con Wikitude.
  • Obtener información sobre los eventos culturales que se llevan a cabo en Guadalajara, con la posibilidad de incorporarlos al calendario personal del usuario.
  • Descubrir experiencias, una guía con las mejores rutas turísticas para que el visitante no se pierda nada.
  • Consultar toda la información de interés y de utilidad para el visitante.
  • Poder realizar búsquedas, marcar elementos como favoritos y compartir información con otras aplicaciones y servicios.
  • Mantenerse informado cada vez que existan nuevos datos disponibles en la aplicación, gracias al uso de notificaciones.
Ir a la barra de herramientas